Conoce estas seis lecciones que cada persona debería saber. La # 2 no tiene precio

Para el trabajo, los asuntos diarios y los negocios siempre es importante saber cómo actuar ante diversos escenarios, sobre todo, para ahorrarnos situaciones vergonzosas que a nadie le gustaría vivir.

Es por ello que en este artículo te ofreceremos a las menos seis lecciones que todo el mundo debería saber sobre gestiones para evitar ser blanco de sorpresas. Sólo hará falta que te de tengas a leer por un momento con mucha atención.

Recuerda que nunca está demás tomar consejos que te puedan ayudar a la larga a tener un mejor manejo de tu rutina cada día. Sólo toma lápiz y papel y continúa leyendo el siguiente post.

Primera lección: Si un hombre y su esposa están entrando a la ducha al mismo tiempo y suena el tiembre, debe tener mucho cuidado. En este caso le sucedió a la esposa quien fue rápidamente a atender la puerta, cuando el vecino le dijo: “Te voy a dar $ 800 si te dejas caer la toalla”, a lo que la mujer dejó caer la toalla para quedarse con el dinero y las hojas.

El esposo le preguntó quén tocaba el timbre. Ella respondió que era su vecino. Él en efecto sólo preguntó si su vecino había cancelado los $ 800. Moraleja: Cuidado con el riesgo de los créditos, su accionistas y deudores. Evite la exposición de las esposas.

Segunda lección: Un cura se le ofreció a una monja en el ascensor. Se levantó y cruzó las piernas, dejando su pierna al descubierto. El sacerdote casi tuvo un accidente en su coche, luego de controlarlo deslizó su mano por la pierna de la novicia, quien dijo: “Padre, recuerde el salmo 129”.

Al llegar al convento el cura se disculpó y le dijo que la carne era débil. Al buscar velozmente el Salmo 129, este decía: “Ve y busca, más arriba se encuentra la gloria”. Moraleja: Infórmate bien de tu trabajo, porque puedes perder una gran oportunidad.

Tercera lección: Un especialista en ventas, un empleado de la administración y el gerente caminan a comer cuando se topan con una lámpara de aceite antiguo. La frotan y sale un genio que dice: “Voy a dar a cada uno de ustedes un solo deseo”,

‘¡Yo primero! Yo primero! ‘Dice el secretario de administración. “Quiero estar en las Bahamas, conducir una lancha rápida, sin un cuidado en el mundo.

¡Soplo! Ella se ha ido.

Luego el representante de ventas pide estar en Hawái, relajarse en la playa y tener una piña colada con el amor de su vida.

¡Soplo! Él se fue.

Al terminar, el jefe pide al genio tenerlos a los dos de vuelta a la oficina antes del almuerzo. Moraleja de la historia: Siempre deje que su jefe tiene la primera palabra.

Cuarta Lección: Un águila estaba sentado en un árbol sin hacer nada, cuando un pequeño conejo se le acercó y le preguntó: ¿Puedo sentarme como tú y no hacer nada?, a lo que el Águila respondió que no. El conejo se quedó sentado en el suelo debajo del águila. De pronto apareció un zorro, saltó sobre el conejo y se la comieron. Moraleja: Para estar estar sentado sin hacer nada, debes estar muy alto.

Quinta lección: Un pavo estaba hablando con un toro y le dice: “Me gustaría ser capaz de llegar a la cima de ése árbol-suspiró el pavo- pero yo no tengo la energía. El toro responde: “Están llenos de nutrientes, por qué no picar algunos excrementos?”.

El pavo picoteó un pedazo de estiércol y se llenó de fuerza para llegar a la rama más bajo del árbol. Después de comer más, llegó a la segunda rama y así suscesivamente hasta llegar a la cima.

Finalmente un cazador le disparó cuando lo descubrió. Moraleja: El excremento te puede llevar a la cima, pero no te mantendrá allí.

Lección final: Un pajarito volaba al sur para el invierno. Como era tan frío el pájaro se congeló y se cayó al suelo. En ese momento se acercó una vaca y echó estiércol sobre él. El pájaro comenzó a darse cuenta de lo caliente que estaba por el estiércol y allí se quedó caliente y feliz, hasta que un gato lo descubrió debajo del excremento y se lo comió.

Moraleja: no todo el que te saca de la mi**da es tu amigo.

Si te dio risa este post puedes compartirlo a tus allegados para que también sepan qué lecciones no deben olvidar.