Esta sopa es 100 veces más fuerte que los antibióticos. TÓMALA YA!!

Esta sopa, hecha de 50 dientes de ajo, 1 cebolla roja, y un poco de tomillo, es capaz de luchar contra muchos virus de la gripe, resfriados, e incluso el norovirus.

Aunque la medicina está en constante evolución, la gente cree cada vez más en la medicina natural. Los antibióticos y otros medicamentos no siempre son eficaces, porque las bacterias y los virus del día en día son cada vez más resistentes.

Lo interesante del ajo, es que los nuevos virus / infecciones que no pueden ser tratados con antibióticos tradicionales, siguen siendo efectado por el ajo. La razón de estas sorprendentes propiedades antibióticas del ajo es una sustancia química llamada alicina.

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Washington ha demostrado que el ajo es 100 veces más eficaz que 2 de la mayoría de los antibióticos mas populares en el mercado.

Ingredientes:

50 dientes de ajo, pelados y limpios
2 cucharadas de aceite de oliva
2 cucharadas de mantequilla
2 cebollas grandes, picadas en cubitos
1 cucharada fresca de tomillo picado
6 vasos (250 ml cada uno) de caldo de pollo
3 tazas de pan duro cortado en cubos o triturado
1 taza de crema de leche(crema agria)
Hierbas frescas o secas para el gusto (perejil, hojas de laurel, lo que prefieras!)

Preparación:

Precalentar el horno a 180 °C. Cortar la parte superior de las cabezas de ajo, cubrir con aceite de oliva y envolver el ajo en papel de aluminio. Hornear durante unos 90 minutos,hasta que estén asados y luego dejarlos enfriar.

Mientras tanto, calentar las 2 cucharadas de aceite de oliva y las 2 de mantequilla en un sartén. Cocinar las cebollas ya picadas durante 10 minutos. Triturar el ajo horneado y agregarlo. 9 Recuerdad de sacar el exceso de aceite antes de agregar el ajo) añadir un poco de tomillo picado, el caldo de pollo y las hierbas frescas.

Reducir el fuego al minimo, añadir el pan y cocinar por 5 minutos, o hasta que los cubos de pan se ablanden.

Quitales las hierbas y mezcla la sopa usando una batidora de mano o en una licuadora hasta obtener una agradable y cremosa textura. Agregue la crema agria y sal al gusto.

Disfruta de esta sopa súper curativa!