Hombre le comentó a su psicólogo que su mujer no trabaja, que es ama de casa .. Esto fue o que respondió el psicólogo. Bien Merecido!

Muchas veces no valoramos ciertos trabajos porque

“no tienen alguna remuneración” y pensamos que por no tenerla quiere decir que no es un trabajo como tal. Lo cierto es que todo lo contrario, aquellos trabajos sin remuneración deberían ser considerados un trabajo, en todo el sentido de la palabra.

Uno de los ejemplos más clásicos es de las mujeres que se dedican al hogar: las amas de casa. Estas mujeres se dedican a las labores domésticas y ninguna persona se los retribuye en dinero; sin embargo, este es un trabajo respetable como cualquier otro.

Hoy te dejaremos una historia con una hermosa moraleja que nos enseña a apreciar y a respetar el trabajo que cumplen las mujeres de familia en el hogar: un trabajo al que debemos darle mayor valorización.

Las preguntas de un psicólogo a un hombre

En una sesión de psicología, el hombre fue preguntado por la vida diaria que llevaba la pareja en el hogar. Estas fueron las preguntas y respuestas:

Psicólogo: ¿En qué trabaja, Señor Gómez?

Hombre: Soy banquero.

Psicólogo: ¿Y su esposa?

Hombre: Ama de casa. No trabaja.

Psicólogo: ¿Quién hace las comidas del día?

Hombre: Mi esposa, puesto que no trabaja, se encarga de poner la mesa y tener las comidas servidas y listas a la hora.

Psicólogo: ¿Y quién atiende a los niños?

Hombre: Mi esposa también. Se encarga de llevarlos al colegio, vestirlos, bañarlos, darles de comer.

Psicólogo: ¿Y quien lava, plancha, hace las compras del hogar?

Hombre: Mi esposa porque como no trabaja tiene tiempo para comprar víveres, lavar, limpiar la casa, entre otros.

Psicólogo: ¿Y usted qué hace luego de llegar del banco?

Hombre: Como llego muy cansado, me dedico a relajarme.

Psicólogo: ¿Y su esposa qué hace en las noches mientras usted descansa?

Hombre: hace la comida y se encarga de enlistar a los niños para que puedan dormir.

Psicólogo: Entonces se habrá dado cuenta que su esposa trabaja mucho más que usted y ni siquiera tienen días libres o tiempo de descanso: es cocinera, maestra, camarera, consejera, despertador y criada. Su esposa es una trabajadora insigne e incansable.

Un aplauso para todas las amas de casa.