EL HOMBRE MÁS VIEJO DEL MUNDO 256 AÑOS ? ROMPE EL SILENCIO ANTES DE SU MUERTE Y REVELA SU SECRETO

Muchas personas se sorprenden cuando hay ancianos que pueden llegar a los 100 años, pero sobrepasar los 110, 150, o incluso llegar a 200 parece toda una osadía sacada de las películas de ciencia ficción.

Lo cierto del caso es que este hombre que hoy te mostraremos logró pisar los 256 años y tras su muerte se ha revelado el secreto de la eterna juventud. Era un sujeto conocedor de hierbas y amante de la vida sana,práctica que llevo a cabo hasta el día de su muerte.

Hoy te revelamos la sorprendente historia de Li-Ching Yun, un hombre del mundo oriental que murió con 256 años y que todos se sorprendieron cuando leyeron el obituario en el periódico estadounidense The New York Times.

La verdad de la eterna juventud de un hombre de 256 años

Era un 13 de mayo de 1993 cuando la pagina 13 del diario The New York Times, quien además de dejar 180 hijos en esta tierra, y luego de 23 matrimonios pudo tener una historia de vida de 256 años con un secreto simple: vivir una vida natural.

Ching Yun era experto de las hierbas, practicaba la disciplina de Tao, meditación y artes marciales y además era técnico de tácticas militares, luego pasó mucho tiempo viviendo en el Tibet, buscando su razón de ser y una vida más espiritual, recolectando plantas medicinales en todo el mundo.

A pesar de que sea difícil creer que una persona pueda vivir esa cantidad de años, este hombre de 256 años demostró que se puede tener una vida larga si las personas entienden que alma y cuerpo puede ser una sola sin excesos ni vicios.

Li pasó vendiendo sus propias hierbas medicinales por 100 años recolectadas por él mismo en sus viajes, además comenzó desde muy temprana edad a practicar el taoísmo que lo llevaba a un estatus en el cuerpo y en espíritu impresionantes.

Además de esto, Ching Yun tenía un proverbio de vida que aplicaba y que compartía con los seres que lo rodeaban, y hoy te lo enseñamos acá:

“Mantén un corazón tranquilo,
Siéntate como una tortuga,
camina rápido como una paloma
y duerme como un perro.”

La dieta de este hombre además se concentraba en el consumo de arroz y vino de arroz, Ginseng, Centella Asiática, con el que que podía mantener un organismo depurado y con un estado alcalino impresionante.

Este hombre murió ya con el tope de vida que todos puedan querer tener incluso más, ¿que no vería? Vivir dos centenos es una dicha que solo este hombre ha podido conocer.

Comparte este post si te ha gustado, para que tus amigos también conozcan que este hombre llegó a 256 años y reveló el secreto de la eterna juventud.