Si Quieres que tus hijos no sean malcriados, tienes que evitar hacer esto de inmediato !

Ser padres no es nada fácil, es una experiencia que se puede comparar con un recorrido en montaña rusa. Es un reto que se asume con amor y valentía porque nunca se está preparado completamente para asumir la difícil tarea de encaminar a un niño en su vida. A veces se cometen errores sin saberlo y eso daña el comportamiento de los más pequeños.

La mala crianza de un padre hacia un hijo puede generar grandes problemas a futuro. Cuando son pequeños, los hijos suelen hacer rabietas o berrinches (en público o en privado) y estas generan un estado de ansiedad en los padres que puede terminar en una discusión familiar que rompe la tranquilidad del hogar.

La pregunta más frecuente en los padres es ¿por qué mi hijo es tan malcriado? Pues bien, los padres son los responsables directos del comportamiento de sus hijos. Sin querer cometen errores que provocan estas conductas y si no son corregidas a tiempo traen repercusiones a futuro.

Errores más frecuentes en la crianza de los niños

Emma Jenner es una famosa niñera y también presentadora de televisión que decidió compartir con los padres 5 errores que se están cometiendo muy a menudo y que son más graves de lo que se piensa. Lo primero que aclaró es que los padres deben comenzar a exigir un poco más de sus hijos y que les enseñen que hay que ganarse las cosas.

Temerles a los hijos: Si tu hijo quiere algo comenzará a llorar hasta obtenerlo, si tú caes en su trampa por miedo a que haga una rabieta más grande estás en un grave error.

No permitir correcciones de otro: No te enojes si alguien más intenta corregir a tu hijo, le estás enseñando que tiene derecho a comportarse mal.

Justificar las faltas: Si justificas sus berrinches diciendo “así son los niños” le estas motivando a que siga con su actitud y a ser irresponsable.

Abusar de los atajos: Los padres en la actualidad son fanáticos de recurrir a atajos para mantener a sus hijos entretenidos (aparatos electrónicos), enséñales a entretenerse solos.

Tenerlos como prioridad absoluta: No sometas tu vida para complacer los caprichos de tu hijo.