En su 1era cita ella nota algo extraño en sus manos. 4 meses después, le confiesa la verdad sobre su condición

La medicina es una de las ramas de la ciencia que más ha avanzado con el pasar del tiempo y sus

avances científicos. La cura o la prevención a distintas enfermedades han sido encontradas gracias a los exhaustivos estudios que se han aplicado.

Las enfermedades son infinitas, y lamentablemente, no se le han podido encontrar curas a las más terribles como el cáncer. Sin embargo, hasta enfermedades así suelen contar con un tratamiento que ayudan al paciente a sobrellevarla o hasta a curarse completamente.

En este caso vamos a presentar la historia de una pareja que tuvo que enfrentar una enfermedad muy difícil y sin cura alguna. Sin embargo, su fuerza fue admirable y su historia de perseverancia te inspirará.

Una historia para inspirar la de Steve y Hope

Hope y Steve eran una pareja de jóvenes que comenzaba a salir, y en la primera cita, compartiendo con un poco de comida y vino, Hope nota algo raro al momento en que ve a Steve abrir la botella, pues le cuesta más trabajo que a una persona normal.

Steve asegura que le pasa todo el tiempo y que ha visitado distintos médicos pero ninguno logra darle una respuesta a lo que tiene. Hasta que unos cuatro meses después el último doctor le identifica qué padece.

Steve tiene una enfermedad llamada: esclerosis lateral amiotrofica. Un padecimiento que no tiene cura, y que se encarga de ir degenerando las células nerviosas de la espina dorsal impidiendo el habla, la movilización, y muchos funcionamientos motores del cuerpo.

Al enterarse de esto Steve decide no perder el tiempo, va y le pide a Hope que vivan los últimos momentos juntos de la mejor manera, él le pide que se casen y ella le dice que sí, que nunca va a alejarse.

Se casan y juntos comienzan una travesía por Estados Unidos visitando todos los lugares que quieren. Sin embargo, un tiempo más tarde, la enfermedad de Steve avanza rápidamente y deben dejar de viajar, ya que comienza a afectarse su habla y a utilizar silla de ruedas.

Steve se debilita y estuvo dos veces a punto de morir. Sin embargo, Hope sigue viéndolo como la primera vez y no se aparta de su lado. Actualmente, Steve se encuentra totalmente inmovilizado en una silla de ruedas, aunque su funcionamiento cerebral se mantiene intacto.

Para ayudar a costear los gastos Steve pinta espectaculares cuadros utilizando su silla de ruedas. Y Hope, quien abandonó su trabajo para dedicarse a Steve, maneja una fundación llamada Drive for a cure, que está relacionada directamente con la enfermedad.

A pesar de las dificultades que está pareja ha tenido, han sabido mantenerse juntos y fuertes ante las adversidades, no es casualidad que el nombre de su esposa sea “Hope” (esperanza en inglés). Han sabido ambos manejar todo y seguir adelante, siendo esta historia una inspiración para sobrellevar otras enfermedades. Así que si conoces a alguien con una historia similar no dudes en compartirle esta historia y darle esperanza.