Cuando el hombre ve quién se sienta al lado en el avión siente asco. 2 horas después se odia por ello

Lamentablemente vivimos en un mundo donde el físico y una cara bonita vale más que muchas cosas.

Aunque la mayoría de las personas no suele pensar así y siempre se fijan en una persona más allá de su cuerpo o su cara, algo que realmente sí importa.

La belleza y ese cuerpo perfecto, con el paso de los años tiende a generar cambios que estropean por completo nuestro físico, pero realmente lo único que siempre queda, son los valores y esa manera como tratas a las personas.

Esta es la historia de un hombre, que sin conocer a una mujer que se sentó a su lado en un avión, la juzgo por ser gorda, sin saber lo maravillosa que iba a ser al conocerla. Una experiencia que sin duda alguna cambió su vida.

Este hombre al tomar un vuelo, nunca se imaginó lo que le iba a suceder al conocer mejor a la mujer que se sentó a su lado

avión

En un vuelo de Tokyo a Hong Kong, un hombre pudo notar como a su lado se sentó una mujer increíblemente gorda. Este hombre cuenta cómo fue su historia y lo que fue su peor pesadilla al comienzo, pero que después cambió su manera de pensar.

La mujer al presentarse, le dijo al hombre que se llamaba Laura y que era una maestra de Gran Bretaña, mientras el hombre lo único que pensaba era la terrible idea de pasar tantas horas sentado al lado de esta mujer.

A pesar de que este hombre respondía indiferente y de manera muy fría, la mujer siempre respondía de una manera bastante agradable y con una voz muy tranquila.  A la hora de traer la comida esta mujer fue bastante considerada con el hombre ya que no quería que su tamaño molestara al hombre que ya se encontraba bastante incómodo.

Después de un rato la cara repulsiva de este hombre cambió y pudo empezar a notar como la cara de la mujer que tenía a su lado empezó a parecerle sonriente, alegre y tranquila, por lo que bajo la guardia poco a poco.

Este hombre pudo notar como Laura era una mujer interesante, conversadora y bastante inteligente en diferentes áreas desde filosofía hasta ciencia. El hombre se percató de la capacidad que tenía esta mujer para convertir cualquier tema sin importancia en divertidos e inspiradores comentarios.

Cada miembro de la tripulación que sirvió a este hombre y a Laura, hablaban con ella por gran cantidad de tiempo y luego se marchaban riéndose de sus bromas. Ya una vez que el hombre pudo hablar con más confianza le pregunto sobre su peso.

A lo que Laura contesto, que el peso no es lo más importante, sino la seguridad y comodidad que tienes de ti mismo, lo que te logra hacer feliz y reconocer las cosas que realmente son importantes en la vida. Laura explicó que ella es una mujer que come saludable y que se ejercita cada día pero que su pero no le preocupa ya que se siente bien con él.

Ella explicó como “la gente suele verme como una señora con grandes pechos, muslos y traseros sobre los que ningún hombre posaría sus ojos. Piensan que soy una vaga sin fuerza de voluntad. Pero están equivocados”. Y esto no era verdad, ya que se consideraba delgada por dentro.

Laura está felizmente casada y si fuese por ella estaría corriendo todos los días, pero su grasa extra se lo impide. Con su maravillosa actitud, a pesar de sus condiciones físicas, no es considerado un impedimento para que Laura viva su vida feliz y sin ningún tipo de inseguridades.

Por esto, deberíamos aprender a no juzgar a las personas por su físico ya que la gran mayoría de ellas tienden a ser las mejores personas