Cuando la chica de 21 toma esta foto, no sabe que lo peor está por venir

Un hijo siempre es una bendición de Dios que llega a nuestras vidas para demostrarnos cuan puro e incondicional

es el amor de una madre. Desde pequeñas, soñamos con la idea de convertirnos en mujeres profesionales, formar una hermosa familia junto a un hombre emprendedor, amoroso y responsable.

Es tanto nuestro sueño que luchamos por ello y lo alcanzamos. Tenemos la dicha de conocer a un caballero que nos llena de felicidad y decidimos pasar el resto de nuestra vida juntos compartiendo momentos y haciendo planes. Luego llegan los anhelados hijos.

Esta fue siempre la ilusión de una joven pareja que, luego de varios años de noviazgo, decidieron llegar al altar y posteriormente formar una familia con la llegada de un pequeño niño al cual llamaron Parker. Pero lo que no sabían era que en poco tiempo sus vidas darían un giro por completo. La tragedia tocó la puerta de su casa.

En solo minutos la vida de esta joven se desvaneció. Conoce esta triste historia

Cuando Destiny y Corey tenían 15 y 16 años, respectivamente, se conocieron en un partido de futbol. Luego de tres años de noviazgo decidieron casarse y al poco tiempo Destiny quedó embarazada. Hasta ahora la familia estaba muy emocionaba y esperaban con ansias la llegado de ese pequeño angelito.

No fue sino hasta el 23 de junio de 2013, que nació Parker, realmente era mas de lo que los jóvenes padres esperaban. Todo un encanto.

Con la llegada de Parker, la familia tenía muchos planes. Querían comprar otra casa más amplia y poder tener más niños. Pero un año después del nacimiento de Parker todo cambió. Aquella tarde del 20 de septiembre de 2014 una mujer le arrebató la felicidad a esta prometedora familia.

Destiny tomó el valor y escribió en su página de Facebook lo que había ocurrido.

Hace un año, hoy, era como muchos otros días. Corey Mantia se despertó y fue a trabajar.

Parker y yo nos quedamos en casa y jugamos juntos todo el día. Corey más tarde llegó a casa jugó con nuestro dulce bebé mientras esperábamos para una cita para cerrar un trato

Ese dinero era muy necesario para nuestra pequeña familia. Se acercaba la hora de irnos y poco sabíamos que en unos cuantos minutos todo cambiaría. Ya no viviríamos juntos nuestro futuro.

Todos los sueños que tuvimos ya no estarían juntos. No llegaríamos a comprar nuestra primera casa juntos, no llegaríamos a llevar Parker a su primer corte de pelo, su primer día en la escuela, y nuestra familia nunca crecería. Esto sería todo. Todo lo que hubiéramos conocido llegaría a su fin y no por elección.

En nuestro camino a esta cita mi marido estaba conduciendo, mi precioso bebé a quien todavía amamantaba y estaba en la parte trasera viendo Mickey Mouse Club, y de repente me golpearon la cabeza a una velocidad excesiva por un conductor borracho.

Esta es una fecha y una hora que siempre estarán incrustadas en mi cabeza.

La acción de esta persona egoísta que pensaba que estaban “bien” conducir en ese estado se llevó la vida de mi inocente hijo de 15 meses.

Ella haría que mi esposo perdería su lucha 24 horas más tarde y también que una familia fuera devastada.

Su egoísta decisión de beber y conducir me hizo ser viuda y madre a un ángel a la edad de 21 años.

Ella ha causado muchas pesadillas con la noticia de varios informes, como una autopsia de mi bebé que se me envió o muchas imágenes de reconstrucción.

Muchas cosas que una chica de 21 años nunca debe ver o imaginar. Terminó con los sueños que pudimos haber tenido juntos y me causó un dolor que nunca supe que existía.

Ese día la Destiny que era madre y esposa también murió. Nunca supe la fuerza que podía llega a sacar, pero lo hice.

Creo que fui capaz de encontrar esta fuerza a través de las oraciones y el apoyo de muchos amigos y familiares y también un grupo de viudas increíble que me mantuvo sabiendo que era normal sentir cómo me sentía.

Este dolor, nuestro dolor y nuestro futuro podrían haberse evitado si alguien hubiera detenido a esta mujer egoísta.

¡También puedes salvar la vida de alguien! No permitas que tus amigos y familia beben y conduzcan. No comparta los puntos de control de alcoholemia. ¡Dejemos esto!. Una sola víctima es demasiado..”

Esta es sin duda una historia muy triste y que por desgracia se vive diariamente en el mundo. Es indescriptible el dolor que puede causar una persona que conduzca en estado de ebriedad sin conciencia de lo que está haciendo y el peligro en que pone su vida y la vida de otras personas inocentes.

Tomemos conciencia. Conducir ebrios no es recomendable. Evita hacerlo, tu familia y la de otras personas te lo agradecerán. Comparte esta historia que invita a reflexionar.