Cuando vi las fotos de este hombre sucio y maloliente 20 años después me caí de la silla. Imposible!

Tristemente es común ver la cantidad de personas que vagan en las calles sin rumbo fijo.

Vemos a tanto niños como adultos y hasta ancianos caminando por las calle en harapos, sucios y mal olientes, en estado de abandono, sin conocer las causas que los llevó a tener esa vida.

Sin embargo, a pesar de que está en nuestras manos ayudar de alguna u otra manera a estas personas no lo hacemos. Pero nunca está de más que colaboremos con ellos, bien sea desde darles una muda de ropa que tengamos en casa y ya no usemos, o un par de zapatillas o hasta poder regalarles un poco de agua y jabón para que se bañen.

Sin duda, cualquiera que sea nuestro granito de arena pondremos la diferencia. Esto fue lo que hicieron habitantes de una población en Perú con un viejo hombre que se la pasaba en las calles con la mirada perdida y sin rumbo fijo, con la ropa sucia y sin haberse bañado durante mucho tiempo.

Mira esta increíble transformación gracias a generosidad de estas personas este hombre es otro


Luciano o como lo llamaban “el loco chuman” desde hace muchos años vivía por las calle de la localidad de Ferreñafe en Perú. Su apariencia era poco agraciada. Dejaba ver sus uñas largas, su ropa sucia y estaba siempre de muy mal olor. Algunos de los habitantes de esa localidad se burlaban, le decían cosas feas y otros lo ignoraban, no conforme con ello, a Luciano hace tiempo sufría de esquizofrenia.

A pesar de su edad tan avanzada, todo indicaba de su final podía llegar en cualquier momento. Sin embargo, esto no fue así gracias a un grupo de personas que conformaban la Unidad Vecinal de San Martín y de la Iglesia Evangélica Los Peregrinos, quieres decidieron darle una ayuda a este pobre hombre.

Todo ocurrió un día en que llevaron a este desdichado hombre a la casa de uno de los feligreses, lo bañaron, le cortaron su maltratado cabello, afeitaron su barba, le limpiaron sus uñas y pusieron ropa limpia y en buen estado.

No conforme con eso, también le hicieron entrega de su nuevo documento de identidad, el cual no tenía desde hace mucho tiempo. A demás de que le dieron asistencia médica por su condición mental.

Gracia a la generosidad de estas personas hoy en día el señor Luciano luce totalmente diferente. ¿Que te pareció esta historia?.