Decidió espiar a su novio y se metió debajo la cama, pero lo que paso después la dejo en shock

Una de las partes más complicadas de ser un humano, es establecer las relaciones sociales que

necesitamos para poder ser felices. El ser humano es un ente biopsicosocial y necesita de la interacción con otras personas para poder desarrollarse.

El día de hoy te traemos la historia de Sarah, quien recientemente había tenido problemas de comunicación con su novio Matías. Ya que todos sabemos que algunas relaciones pueden perder esa chispa que se tiene al principio y todo se vuelve rutinario.

Con todo el cansancio del trabajo y sus vidas cotidianas llegó un punto donde Sarah y Matías tenían una relación que era casi solo para mantener las apariencias. Eso tenía muy preocupada a Sarah y entonces decidió poner a prueba su relación de una forma extrema.

No podrás creer lo que esta chica descubrió cuando se ocultó debajo de la cama de su novio

Sarah en medio de la desesperación por saber que era lo que estaba ocurriendo en su relación escribió una carta para su novio Matías y la dejó encima de la mesa de noche al lado de su cama. Parte de su carta tenía un desgarrador mensaje, aquí tenemos un extracto de ella:

“Matías, nuestra relación ya no es igual, la rutina la ha consumido gradualmente. Cuando llegas a casa todos los días, estas muy cansado y no quieres estar conmigo. Ya no salimos a divertirnos como lo hacíamos antes, tu prefieres ver el partido en casa. ¿Hace cuánto tiempo no me dices que me amas como lo hacías en las mañanas? Ya no me tocas ni me haces las mismas caricias de antes. Lamento mucho decirte que lo nuestro no puede continuar así”.
Después de que la dejó en la mesa de noche, Sarah decidió esconderse debajo de la cama de su novio para tener una idea de cuál iba a ser su reacción cuando llegara del trabajo y leyera la carta de Sarah. Esperó a que se hiciera casi la hora donde él usualmente llega a casa y se ocultó.

Matías llegó y vio que no había nadie en la casa. Se acercó a su cama a descansar un rato y vio la carta de Sarah. La leyó en silencio y a los pocos minutos tomó su teléfono he hizo algo que Sarah no esperaba en lo más mínimo que ocurriera.

En la llamada que hizo Matías a otra mujer dijo: “Hola amor ¿Qué crees? Mi esposa por fin entendió que lo nuestro había acabado y se fue de casa. Ahora estamos libres para estar juntos. Inmediatamente salgo a buscarte” De todas las cosas que Sarah pensaba que podía ocurrir, el que hubiera otra mujer de por medio no era una de ella. Sarah estaba destrozada y no salía del shock.

Cuando Sarah salió de debajo de la cama, notó que Matías había dejado una nota para ella en la mesa de noche. Al principio Sarah se rehusó a leerla porque estaba muy adolorida por todo lo que acababa de vivir. Pero al final, tomó un poco de fuerza y la leyó. La nota decía: “¡Hola graciosita! Te daré un consejo. La próxima vez que quieras ponerme a prueba, procura que tus pies no sobresalgan de la cama. Estás loca ¡Te Amo mucho!… fui a la tienda a comprar algo”. ¡Que bella historia!