Su doctor decidió ya era momento de desconectarlo, el padre tomo un arma, lo que hizo fue algo grande

El amor de un padre o una madre puede llegar a niveles muy altos, ya que no hay mayor lazo que el que

une a una persona con su hijo biológico, hay quienes afirman que son las madres las que se sienten más unidas a estos, pero también existen padres muy apegados sentimentalmente a sus hijos.

La manera de tratar a los hijos depende de cada persona, ya que cada quien tiene su forma de ser, pero no podemos negar que explícita o implícitamente hay un lazo muy significativo entre estas personas, el cual puede relucir en ciertas ocasiones más que en otras.

En este caso tenemos la historia de un hombre que hizo hasta lo impensable por salvar a su hijo mayor, y lo mejor de todo fue el desenlace dela historia, el cual, aunque lo llevó a la cárcel por unos meses, pudo ayudar a que su hijo siguiera con vida.

Este padre se llevó una pistola al hospital, cuando los médicos entraron no lo podían creer

Este hombre de nombre George II se encontraba cuidando a su hijo mayor George III en el cuarto del hospital, este joven de 27 años había quedado en coma debido a un accidente. Su padre tenía esperanzas de que su hijo saldría de ello, sin embargo, después de varias semanas los médicos no veían mejoría en el joven.

Ante esta situación los médicos le plantearon todo a la madre y el hermano menor de George, ya que debido a la actitud del padre sabían que este no reaccionaría bien ante la noticia. La madre después de varias reflexiones acordó junto a su hijo menor que lo mejor era que desconectaran a George III.

Por su parte, su padre, había buscado varias cosas para poder quedarse junto a su hijo en el hospital, ya que notaba raro el comportamiento de los médicos.

El día que iban a desconectar al joven, su padre reaccionó de forma agresiva y hasta sacó una pistola que tenía en su bolso, apuntó y amenazó a los médicos, pues él no estaba de acuerdo en desconectar a su hijo. La mujer y su otro hijo intentaron calmarle, pero este hombre estaba muy alterado.

En ello ocurrió lo inimaginable, en medio del alboroto su hijo George III comenzó a presionar la mano de su padre y los médicos quedaron sorprendidos.

George II fue a la cárcel, ya que los médicos tuvieron que llamar a la policía para calmar la situación. Pero, sin duda, estamos seguros que a este hombre no le importó pasar esos días en la cárcel, pues lo más preciado, su hijo, estaba recuperándose.

Comparte esto con tus amigos y coméntanos qué te pareció.