El pediatra examinaba a esta niña y vio algo creciendo en su panza. Pero cuando examinó a su hermana gemela, no daba crédito a sus ojos

Alissa y Michael Dunn son los padres de unas gemelas idénticas, de nombre Madeline e Isabella.

Ambas nacieron el 4 de julio de 2007 y trajeron mucha alegría a toda su familia. Las niñas fueron llevadas a casa y estaban sanas, o eso es lo que se creía.

A los dos meses de haber nacido, el pediatra de las niñas les dio una fuerte noticia y es que en el estómago de Madeline había una hinchazón extraña. Por ello, sometieron a la niña a un ultrasonido y aunque sus padres no quisieran creerlo, resultó ser cáncer.

A pesar de sus cortos meses de vida, ya la niña presentaba esa terrible enfermedad, algo para nada común. Menos común resultaba que su otra hija, Isabella, la hermana gemela de Madeline, también presentaba los mismos síntomas.
El amor de las hermanas que logró superar todo.

Las dos hermanas tenían el mismo cáncer en el mismo lugar y sus padres no podían creerlo. El estado de salud de las niñas iba empeorando de manera progresiva, ya que sus hígados estaban llenos de células cancerígenas. Lo más que podía hacerse era aislarlas y someterlas a fuertes sesiones de quimioterapia.

Para la segunda ronda de quimioterapia, los médicos dejaron que las niñas estuvieran juntas. Desde ese momento, los médicos notaron cómo la salud de ambas comenzaba a mejorar, de la misma forma que lo hacía sus estados de ánimo.

Después de eso, todas las demás sesiones y tratamientos los hacían juntas. Sus pies bailaban alegremente cuando se sentían en compañía de la otra y ese fue el mejor remedio que los médicos pudieron darles.

Tanto fue así, que en pocas semanas lograron regresar a casa para seguir con los tratamientos. Fue un 14 de diciembre cuando los padres recibieron la feliz noticia que esperaban y resultó ser como un milagro de navidad.

Mediante una llamada, los doctores les anunciaron que ya no quedaba rastro del cáncer en ninguna de las niñas.

Desde ese momento, las niñas han podido disfrutar de todos sus cumpleaños sin la terrible enfermedad. A pesar de que eran dos niñas diferentes, el ser gemelas pareció unirlas en ese momento tan difícil y ambas lograron mejorar gracias a la otra. No imaginamos como hubiera resultado todo de no haber sido así.

Te dejamos este vídeo en inglés, donde podrás ver una entrevista con Michael y Alissa: