Elimina el sarro, gingivitis y blanquea tus dientes con esta receta casera

Una de las partes más importantes del ser humano, es la sonrisa. No por el hecho de que nos hace ver bellos o no,

sino porque expresa el mejor estado de ánimo que podemos tener, la alegría.

Pero, hay que estar conscientes de ello, mientras mejor se vea la sonrisa, menos incomodo resulta para nosotros mostrarla. Por eso, tener un buen cuidado de ella es lo más fundamental. No sólo para que se vea bien, sino para que nuestros dientes estén sanos.

Mientras mejor se vea, más sana estará. Este es uno de los casos en donde la belleza es sinónimo de salud. Debemos tener presente que es a través de nuestra boca por donde ingerimos todos los alimentos necesarios para mantener a nuestro cuerpo funcionando.

Si se tiene algún problema bucal, será imposible para nosotros poder disfrutar de nuestros alimentos. Incluso masticar nuestros alimentos podría ser una tortura.

Los problemas bucales y sus soluciones

El sarro es uno de los problemas más comunes que las personas llegan a tener en sus dientes.

El sarro ocasiona que estos luzcan amarillos y es un claro síntoma de la acumulación de bacterias en nuestros dientes. Si no se trata a tiempo, puede ocasionarnos gingivitis y hasta infecciones en la garganta.

Método casero para eliminar el sarro.

Ir al dentista una vez cada seis meses, resulta ser el mejor remedio para tratar los problemas dentales. Ellos son los que mejor pueden diagnosticarnos sobre algún problema grave en nuestra boca.

Pero, mientras no visitemos al dentista, debemos ser nosotros los que tengamos cuidado especial de nuestros dientes. Así será posible evitar problemas bucales con mayor eficiencia.

No sólo cepillarnos es suficiente, por lo que te traemos este tratamiento:

Necesitarás:

  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio.
  • ½ cucharadita de sal.
  • ½ taza de agua oxigenada.
  • Enjuague bucal antiséptico.
  • ½ taza de agua tibia.
  • ½ taza de agua fría.
  • Cepillo de dientes.
  • Hilo dental.

Procedimiento:

  1. Mezcla la sal con el bicarbonato.
  2. Moja tu cepillo dental en agua tibia.
  3. Añade un poco de la mezcla de sal y bicarbonato en el cepillo.
  4. Cepilla tus dientes con ella unos 5 minutos.
  5. Mezcla agua oxigenada con agua tibia y enjuaga tu boca con ella.
  6. Luego enjuaga con agua fría.
  7. Con el hilo dental, retira el sarro de tus dientes.
  8. Enjuaga con enjuague bucal.

Debes realizar este tratamiento un par de veces por semana y notarás las diferencias.