Esta madre casi pierde los pies después de usar este popular calzado

Pasa constantemente en el mundo que se ponen de moda ciertos productos y todos desean obtenerlos, en

especial en la época navideña que lo primordial es dar regalos a tus seres queridos. Estos regalos suelen ser los productos que están en tendencia y que todos quieren pero muchas veces no tenemos ni idea de lo que estamos comprando.

Nos encanta regalar o recibir regalos pero lo que nunca nos detenemos a pensar es en el material de lo que pueden estar hechos, solo pensamos en obtenerlos y en lo bien que se verán en nuestros cuerpos o los útiles y bonitos que podrían ser, pero hoy te darás cuenta que los materiales pueden ser también muy peligrosos, no importa lo bonitos que sean.

La calidad de lo que obtienes debe ser la primera cosa a la que le prestas atención cuando adquieres algo, no te puedes dejar llevar por las emociones o por los deseos ya que podrías pagar muy caro lo que colocas en tu cuerpo a pesar de que se vea muy bonito en ti o en tus hijos.

Hoy conoceremos la historia de Jessica, una mujer de Missisipi, Estados Unidos quien como muchos de nosotros no prestó atención al material del que estaban hechos sus zapatos y terminó por tener consecuencias muy graves de salud. Sigue leyendo y presta atención para que nunca te suceda lo mismo a ti.

Los zapatos de moda que casi hacen que pierda sus pies

Jessica como todos quiso darse un regalo personal en Navidad, tuvo la ilusión de comprarse las sandalias que tanto había querido lo que no meditó fue que el material del que estaban hechos le sacaría una terrible alergia muy extraña en sus pies luego de utilizarlos.

Inicialmente acudió al doctor para descubrir que sucedía y lo confundieron con una picadura de araña, por lo cual le mandaron antibióticos para curarse además de algo de reposo, pero a los pocos días aparecieron unas grandes ampollas en sus pies y debió acudir de nuevo a la clínica.

Lo cierto es que Jessica padecía una extraña alergia en la piel y su cuerpo estaba tratando de defenderse por sí solo, su problema se llamaba penfigoide bulloso y  con unas cremas con esteroides y analgésicos se pensó que todo iba a pasar rápidamente. Lo que no esperaban es que las ampollas siguieran creciendo y ella desesperada acudió a más y más doctores sin obtener solución.

Un doctor terminó por dar con la cura y descubrió que fue el material de las sandalias el que estaba causando todo este daño, estaban hechas de cuero y le causaron una quemadura química no muy usual pero sí que puede sucederle a cualquiera.

Ya sabes, antes de comprar unos zapatos debes fijarte muy bien  de que están hechos y si tu piel es apta para ellos, basta de fijarse solo en lo estético y lo que está de moda, debes pensar primero en tu salud.