Este hombre explicó las etapas de la vida a la perfección ¡Y estan real que duele!

La vida es un total misterio, la forma en que todas las cosas se crearon han sido debatidas

por un largo tiempo y nunca se ha llegado a una conclusión permanente, la constante lucha entre la religión y la ciencia siempre ha sido un tema importante de política.

Pero justamente por eso es que hay toda clase de creencias ya que no existe una forma clara y concisa de descubrir qué es en realidad lo que debemos hacer en nuestro periodo de vida, además de todas las incógnitas del por qué estamos aquí y cómo es que llegamos.

Durante toda nuestra historia siempre ha habido cuentos, teorías y creencias que explican el proceso de la vida de cada ser humano, hoy te traemos algo muy a ese estilo, un cuento que trae una enseñanza muy interesante que sin duda no deberías dejar pasar por alto.

El cuento de las etapas de la vida

Este cuento dice así:

El primer día dios creó al perro y este le dijo: “Vas a sentarte todo el día en la puerta de tu casa y además ladrarás a todo el que pase por delante de ella, por esto haré que vivas unos 20 años”

El perro le contestó: “Eso es demasiado tiempo para estar solamente ladrando ¿Y si lo dejamos en 10 y tú te quedas con los otros 10?” Dios aceptó su oferta.

El segundo día: Dios creó al mono y le dijo lo siguiente: “Vas a entender a la gente, además aprenderás a hacer trucos y hacer reír a todos, por eso, vivirás 20 años”

El mono contestó: “¿Y si hacemos como con el perro? Te quedas con 10 y solo hago eso yo 10 años” Dios aceptó también.

Al tercer día dios creó a la vaca y le dijo: “Vas a estar en el campo con el granjero todos los días, darás leche a la familia de tu amo, por esto te daré 60 años

La vaca le dijo: “Eso es mucho tiempo, dame que solo sean 20 años y quédate con los 40.”

El cuarto día: Dios creó al humano y le dijo “Vas a comer, dormir y disfrutar de toda tu vida, pero solo te daré 20 años”

El humano dijo: “¿Solo 20 años? Hagamos lo siguiente, dame mis 20, los 40 de la vaca, los 10 del mono y los 10 del perro, así serán 80.

Dios le dijo “Está bien, así será”

La enseñanza es que por eso los primeros 20 años disfrutamos de nuestra vida, después, debemos trabajar mucho de sol a sol como la vaca, cuidar nuestro hogar como el perro y hacer reír a los demás como el mono lo que nos queda de vida.

Si te gustó esta enseñanza recuerda compartirla.