Este niño se acercó a un auto para pedir dinero. Cuando miro en su interior no aguanto las lágrimas.

No existe duda alguna que el dinero es algo muy necesario en la vida de un ser humano y es que con este

podemos hacer un sinfín de cosas y sin mencionar que es vital para poder por lo menos sobrevivir. En la sociedad cada persona gana una suma diferente de dinero, unos ganas mas y otros ganan menos sin embargo todos se las ingenian para poder ganar lo suficiente como para poder sobrevivir.

Las personas que menos dinero ganan son considerados personas pobres, los cuales sueles ver en la calle pidiendo dinero de carro en carro en vez de buscar cualquier otro empleo porque quizás de esa forma no se tienen que esforzar tanto y ganan lo mismo que en otro empleo de sueldo mínimo. Sin importar la razón pedir dinero en las calles y dedicarse a eso es una mala forma de ganarse la vida.

Y por triste que suene en la actualidad en países pobres hay muchos niños que viven gracias a eso. Y justamente ese era el caso de este niño, sin embargo él y su vida cambiaron por completo luego de tocarle la ventana al carro de esta mujer y es que lo que vio en aquella pobre mujer lo dejo sin palabras y tan impresionado que logró cambiar su vida.

Este niño cambió la vida de esta mujer y luego ella se la cambió a él

La mayoría de personas pobres son criadas con la mentalidad de que las demás personas les tienen que tener lástima porque ellos no tienen el acceso a las mismas cosas que las demás personas, por desgracia por lo general este es un tipo de pensamiento que los lleva a quedarse toda su vida en la pobreza y a no poder salir de ella.

Este niño llamado John Thuo, estaba paseando en las calles de Kenya, tocando las puertas de los carros para que las personas le dieran algo de dinero para él comer, sin embargo justamente cuando toco la puerta de un carro en especial y vió a la mujer que lo conducía noto que tenía muchos aparatos encima conectados a su cuerpo, por lo que él no aguanto la curiosidad y le preguntó que era todo eso, ella le respondió que había tenido un accidente y que todas esas máquinas eran solo para que ella pudiese respirar.

Esto fue como un shock en la mente de John porque lo hizo darse cuenta que le estaba pidiendo dinero a una persona que le estaba yendo mucho peor que a él por lo que el pequeño comenzó a llorar y le dio todas las monedas que había recopilado. Una persona que estaba cerca de toda esta escena lo fotografío y escribió acerca de todo esto y consiguió que en tan solo 3 meses la señora tuviese todo el tratamiento y operación pago.

Más adelante la señora se encargó del cuidado de John y lo envió a un buen colegio para que lo instruyeran y no tuviese que pedir dinero nunca más.