¡Este sencillo abono le garantizará a tus flores y plantas la floración rápida y un exuberante follaje!

Ser aficionado a la jardinería es algo muy bueno para ti y para las plantas que cuidas. Se trata de

un hobby divertido que te enseñará mucho sobre las plantas y la naturaleza, y con el que podrás tener un hogar más agradable.

Esto se debe a que las plantas le proveen un mejor ambiente a cualquier lugar, en especial si están bien cuidadas. Son los mejores métodos para mantener un hogar puro y fresco, y te ayudará a sentirte mejor, con energías más positivas, porque le ofrecen un maravilloso aspecto a tu hogar además de purificarlo.

Pero siempre que compramos alguna planta tenemos que preocuparnos por un sencillo problema: ¿cuánto tardará en crecer? Este dilema nos hace pensar a veces que las semillas no germinarán o que la planta ha muerto sin que eso sea verdad. Pero si quieres que tu planta crezca más rápido, tienes que fertilizar la tierra con abono, y te trajimos una receta para que fabriques uno en casa.

El abono casero que beneficiará mucho a tus plantas

Necesitarás:

  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 litro de agua tibia
  • 10 gramos de levadura prensada (de cerveza)

Inicia mezclando la levadura en el agua, luego añade el azúcar y mezcla los ingredientes hasta que sean una sustancia homogénea. Mantén esta mezcla descansando por un par de horas.

Luego de que transcurra este tiempo, tienes que buscar agua fresca en la que diluirás la sustancia anterior.

Debes diluir de manera que quede en proporción de 5:1. Luego de esto, sólo tendrás que usar este abono una vez por mes entre otoño e invierno, y una vez cada diez días durante primavera y verano.

Los componentes de la levadura son estimulantes para que las células de la planta lleven al crecimiento de la misma.

Este fertilizante es tan bueno que los profesionales lo utilizan. Ofrece todos los nutrientes que una planta puede necesitar, y que podrá obtener eficazmente con sus raíces.

Para otros consejos si estás interesado en jardinería:

  • Háblale a tu planta: técnicamente, el hablarle a la planta sí es útil porque nuestro dióxido de carbono es parte de lo que necesitan para alimentarse. Genial, ¿no?
  • Observa bien a tu planta: presta atención a tu planta para que puedas identificar si hay algún sistema parasitario que la esté atacando.
  • Cuida la semilla: ten cuidado con cualquier semilla que quieras plantas, y en particular no la mojes porque podrías perjudicarla.
  • No olvides las épocas de siembra: hay plantas que necesitan ser sembradas en períodos específicos del año, de lo contrario podrían morir.

Con este abono y estos consejos estarás listo para ser un jardinero estrella. ¡Suerte y cuida tus plantas!