Su familia la desconecto para que muriera, ¡pero cuando su esposo se despide ella le grita algo!

En la actualidad la medicina se encuentra a un nivel muy avanzado, si la comparamos con la de hace al

menos diez años podremos darnos cuenta de que ahora estamos mucho mejor, con más métodos y conocimiento sorbe muchas enfermedades y procedimientos en este ámbito.

Sin embargo, sigue habiendo muertes y sigue habiendo cosas en las que se tiene que ahondar más, es por ello que la medicina se encuentra en constante evolución, nunca se detiene. Aquel que estudia esta rama de la ciencia, debe pasar toda su vida actualizando sus conocimientos.

Aunque, de igual forma, a veces en este aspecto ocurren cosas que ni por más años de estudio que se tenga se pueden explicar, tal como el caso de esta mujer. Ella se encontraba en un coma profundo, pero cuando la fueron a desconectar ocurrió algo increíble.

Ella iba a ser desconectada, pero su esposo le dijo algo que le salvó la vida

Su nombre es Lyndee Brown Pellettiere-Swapp, una madre de 45 años de Phoenix, Estados Unidos. Esa mujer se encontraba en su casa como cualquier otro día y de un momento a otro quedó inconsciente, su hijo al llegar a casa y verla en ese estado actuó de inmediato y fue llevada a emergencias.

Esta mujer cayó en coma por razones que nunca pudieron determinar, durante aproximadamente 12 días, los médicos procedieron a realizarle diversas pruebas para buscar que la mujer reaccionara y despertara, pero nada funcionó.

El cerebro de Lyndee no respondía, parecía estar muerto, por lo que los médicos no le dieron más esperanzas a la familia y les dijeron que lo mejor era desconectarla. El día en el que correspondía la desconexión, todos los familiares fueron despidiéndose uno a uno, su esposo fue el último en pasar.

El esposo de esta mujer le dijo que era su última oportunidad para darles una señal y fue allí cuando Lyndee despertó y gritó que era una luchadora. Todos quedaron sorprendidos y los médicos no comprendían cómo era posible.

Luego de recuperarse, Lyndee contó que ella sí podía sentir todo lo que le hacían los médicos y también lo que le decían, pero simplemente no podía reaccionar. Ante esto, esta mujer recomienda que, en una situación similar, lo mejor es insistirles a las personas, ya que es un proceso difícil pero no imposible.

Comparte esa historia y cuéntanos tu opinión.