Fue una fisicoculturista muy aclamada, pero decidió dejar de entrenar y hoy luce irreconocible

Si bien, el ejercicio es necesario para vivir una vida sana y sabemos que hoy en día son muchas

las personas que se dedican a la vida fitness y también puede que de esto pasen al fisicoculturismo, pues piensan que este estilo de vida es ideal para ellos.

No podemos negar que un cuerpo definido, con músculos desarrollados y marcados, puede tener cierto atractivo. Hay quienes aman como se ve un cuerpo de fisicoculturismo, mientras que otros preferimos cuerpos más realistas.

Pero, hay que acotar que lo que interesa aquí es la fuerza de voluntad que tiene una persona para entrar al mundo del fisicoculturismo, ya que es un asunto muy diferente a simplemente estar en forma. Para mantenerse en forma hay que seguir cierta dieta y hacer ejercicio, pero para ser fisicoculturista hay que llevar una rutina más estricta y exhaustiva, tanto en el ejercicio como en la alimentación.

Ella era fisicoculturista y ahora luce irreconocible

Es raro cuando vemos un proceso de transformación que va de una figura delgada y definida, a un cuerpo totalmente normal. Pero, esto es lo que nos ha enseñado Jolene. Ella era fisicoculturista, pero un día, cuando además se le indicó que debía bajar 13 kilos más, se dio cuenta de que no estaba viviendo una vida feliz.

A pesar de que ya esta chica había ganado varios trofeos por su cuerpo y su musculatura, un día abandonó el entrenamiento. La chica indicó lo siguiente en su red social Instagram:

“De constructora de mi cuerpo a amante de mi cuerpo. Esta no es una típica foto de transformación. Pase de ser controlada por mi agotador régimen de gimnasio, peso de pollo y tener batidos de proteínas en mi bolso, a disfrutar plenamente de una vida social. Algunas personas podrían decir que esto es “dejarse llevar”, pero no se puede poner un precio en la felicidad.

Llamo a este descubrimiento y me doy cuenta de que puedo tener más de una pasión en la vida, ya sea caminando hacia arriba en Glacier Park o disfrutando de cervezas con amigos. Un abdomen definido no me hizo feliz. Nunca era suficiente y siempre necesitaba mejorar.

Hoy fui al rafting con amigos y disfrutamos de la comida que la vieja yo habría babeado y no se hubiera atrevido a tocar. Tu cuerpo es LITERALMENTE lo único que te lleva a través de esta vida, su valor y alegría no se mide por lo que puedas levantar o lo que dice la báscula. Mi valor es pesado por los que me rodeo y la sonrisa en mi cara.”

Sin duda, la chica tiene un buen argumento y es que siendo objetivos mantener un cuerpo tonificado en extremo y un abdomen marcado no es algo que se logre con facilidad. Entonces, ¿Para qué molestarse por algo que no puede ser obtenido sin tener que dejar tanto de lado? Coméntanos qué te pareció su reflexión y comparte.