Su hija no despertaba de la siesta, cuando miro su cara de cerca, tuvo que correr al teléfono

Los padres no somos perfectos,  somos humanos como todo el mundo y cometemos errores,

así que es normal que de vez en cuando cometamos descuidos, algunos instantes pueden hacer la diferencia, pero a veces no tenemos la culpa de cómo se desarrollan las cosas.

El cuerpo de los niños puede ser muy delicado, ellos no entienden los cambios de mal en peor como nosotros, no se dan cuenta de que se sienten mal y simplemente lo dejan pasar. Pero esto es peor cuando uno de ellos está encerrado y solo en un lugar donde nadie podía hacer nada.

La inocencia de los niños combinada con la ignorancia de algunos padres en algunos temas puede ser fatal. Y eso fue lo que le pasó a esta madre que, después de un susto tan terrible, decidió publicar toda su experiencia para que ningún padre tenga que pasar por algo igual.

Todo empezó un día que tenía que hacer las compras, algo rápido, solo le tomaría unos veinte minutos llevar todo, y su hija le pidió que la dejara dentro del carro porque no quería caminar. Ella pensó que no le pasaría nada y la dejó dentro de auto, pero nunca se imaginó que el calor de adentro le haría daño.

Esta mujer deja sola a su hija y nunca se imaginó que le haría tanto daño estar dentro del carro

hija

Cuando ella llega de terminar de hacer las compras, abre el carro y ve a su hija dormida, piensa que es normal y se dirigen directamente a casa. Solo había pasado veinte minutos, después de que llegan como ella no se despierta la acuesta en su cama.

Al rato se da cuenta de que es muy raro que su hija siga dormida y por eso decide despertarla, pero en ese momento se da cuenta de que sus ojos están muy extraños, de un color morado y que su piel está muy fría, se asustó y llamó a los paramédicos.

hija

Quince minutos pasaron para que la niña se volviera a despertar finalmente, los paramédicos que la atendieron pudieron darse cuenta de que probablemente sus niveles de glucosa en la sangre estaban muy bajos, se los midieron y así era. Después de darle un poco de suero y de dulce la niña volvió en sí, pero empezó a llorar porque estaba asustada.

Este es un caso que sirve como ejemplo para los padres, nunca dejen a sus hijos dentro del carro completamente solos.