Invito a sus amigos a su casa para que juntos vio- laran a su novia, pero en el acto ocurrió lo terrible

Algo que debe ser totalmente repudiado, es el maltrato y el abuso que se le dé a una mujer.

Cada vez es más alarmante el número de ataques que una mujer está recibiendo en la actualidad.

Lo peor del caso, es que la gran mayoría de estos casos, ocurren de la mano de familiares o amigos cercanos de esas mujeres. Incluso ocurren de sus parejas amorosas.

Carleigh Hager, de 25 años, fue una víctima más de los ataques a los que someten a las mujeres. Lo peor del caso, es que este caso se dio a manos de su novio Ryan Cameron.

Ocurrió la noche del 22 de octubre de 2016, en Indianápolis, en los Estados Unidos, luego de que asistieran a una boda y regresaran a casa, en compañía de tres de sus amigos. La noche se volvió una pesadilla para ella.

La terrible historia de Carleigh, nunca olvidará esa casa

casa

Lo que era un momento de celebración, el alcohol se encargó de dañarlo. Esto es lo que sucede en el 45% de los casos de abuso y maltrato, en el que el agresor se encuentra en estado de ebriedad.

Eso fue lo que le pasó a Ryan, pero hay que destacar que un agresor ya lo es aunque esté sobrio o no. Lo que él le propuso a sus amigos, fue que violaran a su novia, luego de haberla insultado de manera despectiva.

Carleigh estaba asustada y triste por la situación, por lo que decidió irse a dormir. Ella creyó que de esa forma, su novio la dejaría en paz, pero se equivocó.

casa

Su novio entró solo a la habitación y de repente empezó a golpearla con fuerza. Sus amigos luego entraron y trataron de detenerlo, pero él sólo siguió golpeándola y sacó a sus amigos de la casa. Estos llamaron a la policía de inmediato, pero mientras esperaban a que llegara, Ryan siguió golpeando y mordiendo a la joven.

Antes de que Ryan matara a Carleigh, la policía llegó. Ella contaba con unas 20 heridas graves en el cuerpo y en el rostro, incluso él le había intentado arrancar la lengua, pero no lo logró.

Gracias a la ayuda de los doctores, la joven siguió viviendo, pero no fue sino hasta tres semanas después que pudo comer con normalidad. Sus heridas físicas fueron sanando rápido, pero las psicológicas tardaron mucho más en hacerlo.

Ella ha hecho campañas en pro de la defensa de la mujer en los casos de agresión y ha compartido su historia para que se conozca la verdad sobre el índice de maltratos a la mujer. Aquí te dejamos un vídeo para que conozcas más sobre ello: