La Hija Graba En Secreto A La Que Cuida En La Casa De Su Madre Enferma

Buscar trabajo no es algo muy sencillo a medida que pasamos nuestra vida adulta. Necesitamos hacer

actividades honestas que nos permitan tener algo con que vivir y sustentarnos.

Para quienes no poseen estudios o no se le hayan presentado oportunidades a lo largo de su vida se pueden conformar con cosas sencillas como cuidado del hogar, limpiar casas o cuidar personas con estado de salud delicado o similar.

Hay que destacar que este tipo de trabajo, cuidando personas mayores y enfermas, es muy honorable, ya que requiere bastante dedicación y compromiso. Se necesita tacto y paciencia para poder llevar la enfermedad de un total desconocido, todo por obtener un sueldo suficiente para vivir.

Aún así es sumamente lamentable que existan personas las cuales dañen la reputación y respeto que tienen los trabajadores honestos. Con sus actos pueden llegar a desencadenar muchas críticas negativas tanto a su persona, como a todo aquel que se dedique a este mismo oficio.

Manchó el oficio de cuidador: el maltrato de esta mujer merece ser repudiado

madre

Para cuidar a una persona enferma y sobretodo de avanzada edad, se requieren cualidades muy importantes como la paciencia, el respeto y un compromiso muy grande. Estas cosas no todo el mundo la posee y si es tu caso, lo mejor es que nunca consideres ofrecerte para este trabajo ya que la podrías pasar muy mal.

Maltratar a otra persona es completamente inaceptable, bajo el motivo que sea y más si tu trabajo debería ser cuidarla sabiendo que la persona está delicada de salud. Así como este trabajo es respetable y honesto, aquellos que se dedican a cometer abusos y actos similares deben ser completamente repudiados.

Una víctima de este maltrato fue la madre de Miriam Marino, una señora de 94 años con problemas de Alzheimer, residente de Buenos aires argentina. Un determinado día, la señora Marino se empezó a percatar de que su madre luego de pasar tiempo con una persona que la cuidaba, tenía ciertas desmejoras físicas.

Decidida a entender qué pasaba, colocó unas cámaras en la sala donde cuidaban a su madre y se percató de lo peor; la cuidadora trataba a su mamá como un saco, la golpeaba, movía y empujaba constantemente. El trato que recibía de su parte era totalmente escandaloso.

Sin demora, acudió a la policía y levantó cargos contra esta mujer. Quiso compartir su historia para prevenirte a ti de un caso similar. Lamentablemente en el mundo no todos quienes “trabajan” son realmente personas honestas.