La madre descubrió sangrientas marcas de dientes en la espalda de su hijo

Dejar a los hijos en una guardería es un trabajo difícil para cualquier madre, por esa razón las mujeres

evalúan todas las condiciones en las que estarán sus hijos antes de ingresarlos en los cuidados diarios de terceras personas.

Después de escoger un lugar y poner a los pequeños bajo los cuidados de una institución, resulta aterrador darse cuenta de que la madre confió en el lugar equivocado para dejar a su hijo, tal es el caso de Jannica Holmberg, nativa de suecia, quien fue a recoger a su hijo de año y medio a la guardería.

Desde el inicio todo parecía normal, las trabajadoras de la guardería fueron atentas como siempre y ninguna mencionó ningún incidente fuera de lo común. Sin embargo, en la noche, cuando le tocó darle un baño a su hijo, se percató de algo que le resultó perturbador. Sigue leyendo en lo que culmina esta historia.

Madre se horrorizó cuando vio lo que le hicieron a su hijo en la guardería 


Cuando Jannica intentó quitarle la camisa a su hijo de año y medio se dio cuenta de que no podía ya que literalmente estaba pegado a su espalda, con un poco de esfuerzo, logró quitarle la ropa y se dio cuenta de que el niño tenía terribles marcas de dientes en toda su espalda.

Las marcas eran profundas e incluso sangraban, también se percató que eran un aproximado de 15 y que estaban distribuidas por toda su espalda. No era la primera vez que su hijo sufría de algún tipo de accidente, esa misma semana se había caído y roto 2 dientes de leche que luego tuvieron que ser extraídos.

Después del hallazgo Jannica se preguntó porqué las encargadas no le habían dicho lo que sucedió, era imposible que no se hubieran dado cuenta porque el ataque fue muy fuerte y el niño tuvo que haber gritado y llorado. Además de que las mordidas debieron durar al menos un tiempo.

Jannica y su pareja están evaluando la posibilidad de demandar a la guardería así como también a las cuidadoras. ¿Qué harías tú?, comparte este artículo, para que todas las personas tengan cuidado sobre a qué lugares mandan a sus hijos.