Le dijeron que un perro lloraba por las noches en la montaña, subió y descubrió lo impensable

Trinity Smith, una joven amante de los animales y en especial de  los perros, escuchó varias veces

rumores acerca de una perra que se la pasaba vagando en las montañas de Colorado, Estados Unidos.

Trinity debido a estos rumores sentía mucha curiosidad por saber a que se debían esos rumores. Muchas veces pensó que podía ser un perro solitario en busca de ayuda, ya que la zona donde se rumoraba que el perro vagaba era un lugar donde nadie habitaba.

La joven pensó que sería extraño que un perro habitara en una zona donde nadie vivía, es decir, no era posible y concluyó que podía ser un lobo lo que las personas escuchaban. Pero hacía varias semanas una perra llamada Chloe se había extraviado.

Cuando Trinity supo que había una perra extraviada se vio motivada a buscar aunque las posibilidades de que fuese Chloe eran mínimas ya que había desaparecido hacían 6 semanas atrás, sin embargo comenzó a averiguar el asunto por su propia cuenta.

No imaginas lo que la joven encontró en la montaña

La joven al verse motivada decidió emprender un viaje a la montaña y se dio cuenta por si misma que los rumores eran ciertos; se escuchaban los ladridos de un perro, sin embargo debido al eco era casi imposible detectar de donde provenían estos.

A pesar de que la joven intentó buscar por su cuenta no pudo encontrar al perro ese día, ya que se hacía de noche y debía detener la búsqueda, sin embargo no se rindió.

Al día siguiente la joven regresó a la montaña decidida a encontrar a aquel animal que se escuchaba en la montaña, pero esta vez fue acompañada de su amigo Sean Nichols. Ambos emprendieron la búsqueda y caminaron por toda la montaña.

Dieron vueltas y vueltas gritando fuerte para poder encontrar al animal pero pasadas las 3 horas aún no se veían resultados de su intensa búsqueda, y justo en el momento que querían desistir escucharon los ladridos nuevamente, y fue ahí cuando pudieron identificar de donde provenía este sonido y salieron en búsqueda nuevamente hacia el lugar donde según ellos provenían los ladridos.

Pasó poco tiempo hasta que llegaron a la zona donde se encontraba el perro, en muy malas condiciones de salud, muy débil, era obvio que necesitaba ser atendido de urgencia. Si el animal hubiese permanecido un poco más de tiempo las posibilidades de que sobreviviera era casi imposible. Habían pasado 6 semanas y el animal solo pesaba 12 kilogramos.

Aún después de haberla rescatado no sabían que esa perra era Chloe, la perra extraviada en la montaña, y que aún cuando sus dueños la habían buscado por todas partes no habían podido encontrarla y habían perdido las esperanzas de encontrarla nuevamente.

Trinity y su amigo al rescatarla llevaron a Chloe a su vehículo e informaron su hallazgo en las redes sociales, y los dueños del animal se pusieron en contacto con los jóvenes  ya que se trataba de su mascota Chloe.

La perra era una perra adulta y su perdida de peso era mucha por lo que era peligroso para su salud, pero pasados pocos días la perra se estaba recuperando rápidamente. Hoy en día los dos jóvenes, Trinity y Sean, van a visitar a Chloe a menudo y se han hecho buenos amigos aunque no está totalmente recuperada.

Los dueños están muy agradecidos con estos jóvenes por haberles ayudado a encontrar a su mascota en la montaña.

Si te ha gustado esta historia no olvides compartir, recuerda que personas como ellos son los que hacen este mundo mejor.