¡Lo que este chico de 16 años tuvo que soportar me da ganas de vomitar! Rompi a llorar al leer esta historia

Hoy tocaremos un tema que quizás pueda ser delicado para muchos, unos le dicen bullying otros le llaman

acoso, pero lo importante es que debemos estar claros que nadie merece este trato bajo ningún concepto y que muchas vidas se han perdido en el proceso.

Realmente esta publicación de hoy es para tanto las personas que lo hacen como aquellos que se sienten en la obligación y miedo de tolerarlo, señores no tiene que ser así, ustedes no deben hacer sentir mal a nadie simplemente porque son diferentes a ustedes, sin importar lo que les esté pasando en su vida, cada quien es como es y punto; Así como tampoco los que son acosados deben quedarse callados pues eventualmente todo ese silencio saldrá por algún lado.

Actualmente 30% de la población de jóvenes son acosados por diferentes razones, bien sea su aspecto físico, su raza o sus preferencias en cuanto a gusto de género pero al realidad es que todos tenemos defectos y solo Dios puede juzgarnos así que sin más nada que decir les dejamos esta historia para que reflexionen y tomen cartas en el asunto.

La historia de este chico te hará sentir mil emociones

Hoy les contaremos la historia de Jonathan Destin, un chico que era sano, feliz y de familia, tiene una familia de dos hermanas y padres felizmente casados.
Sin embargo este chico era victima del conocido y despreciado bullying pero nadie lo sabía durante seis años. Todo comenzó a la edad de 11 años cuando tenía obesidad de grado 2, él comenta que le decían desde cerdo, hasta le daban golpes por debajo de la mesa.

Como obra máxima de bullying varios de sus acosadores le pusieron una pistola en la cabeza y le dijeron que a menos que le dieran 100 dolares matarían a sus padres por lo que él no pudo tolerar la presión y decidió hacer lo impensable, suicidarse.

Un día fue para el parque, se echó alcohol en todo el cuerpo y se prendió en fuego, sin embargo comenta que esto era lo unico que le podía hacer sentir algún tipo de alivio.

Para suerte de este chico fue rescatado por una mujer y una hija que estaban por ahí las cuales con una cuerda le salvaron la vida.
Este joven quedó en coma y recibió 17 cirugías para quedar remotamente como era antes, desde luego está más que arrepentido por su decisión y por no haberle comentado nada a sus seres queridos.

Hoy él escribió un libro para ayudar a otras personas que están pasando por este tipo de acoso para que se den cuenta que la salida está a tan solo un grito de distancia, una pedida de ayuda a quien podamos.