A los 13 años era la chica más guapa de clase. Ahora, a los 18, las fotos muestran el abuso que ella misma hizo a su cuerpo

Los seres humanos somos seres sociales, vivimos nuestra vida entre grupos de personas con determinadas cualidades,

en los cuales debemos encajar para ser aceptados.

Y aunque este paradigma de encajar o no en el grupo social al que queremos pertenecer no es acompaña toda la vida, es en la adolescencia que representa más presión en nuestras acciones y actitudes.

Aunque esta presión surge como un mecanismo de control de los grupos sobre los individuos para asimilarlos y uniformarlos al entorno. Muchas veces esta presión resulta peligrosa para las personas.

Casos en los que está presión social nos lleva a tomar hábitos riesgosos o pocos saludables, poniendo en riesgo nuestra integridad y nuestra vida, son los que debemos evitar. Antes de entrar en un circulo vicioso del que es difícil escapar.

Margherita Barbieri: Un testimonio real de superación de esta chica

Cuando Margherita Barbieri tenía 13 años practicaba ballet, era una hermosa chica con un gran talento. Pero para su profesor de ballet no era suficiente, para su profesor las bailarinas de ballet debían ser delgadas, de muslos finos y con pocas caderas, no chicas esbeltas con curvas y caderas.

Para ésta joven cuya única pasión era la danza, era imperativo lograr la figura ideal de las bailarinas de ballet, por lo que se concentro en bajar de peso. Es así que comenzó a comer menos y hacer mucho ejercicio, logró pasar de 50 kilos que era su peso inicial a  tan sólo 25 kilos.

Pero eso no se detuvo allí, Margherita Barbieri empezó a sufrir trastornos alimenticios, especialmente anorexia. Comenzó a temer a las comidas que contenía un alto contenido calórico. Repudiaba alimentos como la mantequilla y el chocolate con temor a engordar.  Afectando gravemente su salud, su cuerpo y su vida.

Afortunadamente la joven comprendió que debía cambiar, que los hábitos que llevaba la habían deteriorado gravemente y que debía salir de ese agujero oscuro en que había entrado a causa de la presión impuesta en ella.

Es así que comenzó un complejo tratamiento para salir de la anorexia. Hoy en día,  Margherita Barbieri logró superar la anorexia, llevar una dieta saludable que le permitió recuperar su peso y dedicarse al baile que es su pasión.

Sin embargo, no todos los casos de anorexia termina con un final feliz, muchos casos terminan en la muerte de la persona por el deterioro de su salud. Incluso en casos en los que la persona logra salir del cuadro de anorexia, los daños ocasionados son irreversibles quedando la persona con padecimientos de por vida. Por lo que es hora de tomar conciencia de los riesgos de esta enfermedad.