Mi madre tiene 30 años sufriendo de dolores articulares, cuando le duele bebe esto y adiós desaparece

Nuestro cuerpo es como una máquina que se va degastando con los años, ya que nuestras articulaciones

y músculos se vuelven más débiles y dejan de tener la misma resistencia que antes solían tener.

En ese momento comienzan a aparecer dolores musculares y de articulación que muchas veces terminan siendo muy molestos, y que están en nuestros días constantemente. Y, muchas veces los medicamentos no funcionan como deberían.

Es por eso que existen alternativas que pueden ayudarnos a lidiar con estas condiciones, y en este caso te vamos a presentar una alternativa natural, esta receta va a ayudarte con esos dolores, y aquí te explicamos cómo hacerla.

Cúrcuma y jengibre para los dolores en las articulaciones

articulaciones

Si has estado buscando un remedio que te ayude con dolores fuertes de articulaciones y músculos, te decimos que la respuesta está en donde menos lo imaginabas: en la cúrcuma y el jengibre. Así es, ambos te van a ayudar con estos problemas.

El jengibre, por una parte, te trae beneficios gracias a sus componentes de gingeroles y shogaoles. Además, tiene propiedades del ibuprofeno que ayudan a desinflamar. También elimina toxinas que puedan afectar tu organismo.

La cúrcuma, por otro lado, también posee elementos que ayudan a desinflamar gracias a su agente activo la “curcumina”. Combinado con el jengibre te proporcionará un alivio inimaginable. Así que sigue esta receta, pero antes consigue estos ingredientes:

  • Agua (1 litro)
  • Canela (1 ramita)
  • Miel (1 cucharada)
  • Cúrcuma (5 gramos)
  • Raíz de jengibre fresca (5 gramos)

Como puedes ver todos los ingredientes son completamente naturales y fáciles de conseguir. Así que ahora solo debes seguir estos pasos que te vamos a presentar para poder hacer esta receta que te aliviará de todos los dolores:

  1. Debemos poner a hervir el agua, cuando llegue al punto de ebullición agregamos el jengibre, la canela y la cúrcuma.
  2. Deja cocinar por 30 minutos para que todos los ingredientes puedan liberar sus compuestos.
  3. Una vez pasado el tiempo retíralo del fuego y deja reposar por 15 minutos.
  4. Ahora solo debes colarlo y guardar el producto en un frasco de vidrio a temperatura ambiente.

Para su consumo puedes endulzarlo con miel y beberlo en ayunas y después de cada comida en el día. No causa ningún efecto segundario y ayudará a aliviar todos tus dolores. Pruébalo ya y comparte esta receta con tus amigos.