Método japonés para combatir la pereza o regla del minuto

Ser constante en una práctica a veces puede ser un trabajo forzado para muchas personas,

en especial cuando se trata de cosas con las que no sentimos compromiso o al menos presión para poder lograrlas.

Con esto nos referimos que a veces pro más que nos cueste levantarnos de la cama, lo hacemos para ir al trabajo todos los días, aunque esto en algún punto lo hagamos con todo el desgano del mundo, nunca llegamos a dejar de ir solo por pereza. Pero, cuando se trata de hacer algo como: dieta, ejercicio, leer un libro, hacer una tarea, podemos postergar la ejecución o hasta no hacerlo jamás.

Lo mismo puede ocurrir cuando tenemos varias semanas intentando forjar una rutina, como ir al gimnasio y de pronto simplemente dejamos de ir y no volvemos más. Este tipo de acciones son comunes en muchas personas y por ello en este caso te enseñaremos un método japonés que intenta eliminar este problema.

Sigue “la regla del minuto” y aprende a dejar la pereza de lado

Todos sabemos que las culturas asiáticas se caracterizan por el orden, la responsabilidad y la disciplina, esto se refleja muy bien en todos sus habitantes, pero en el caso de la cultura occidental que nos forjó de este lado del mundo, este aspecto cultural no está muy presente.

Es por ello que hoy en día se resaltan los métodos empleados en estas culturas para intentar mejorar lo que hacemos las personas en este continente. Y en este caso tenemos el truco empleado para dejar la flojera de lado con responsabilidades como hacer ejercicio, leer, escribir, entre otros.

El método se llama “la regla del minuto” o kaizen, donde kai significa cambio y zen sabiduría. Este método consiste en que cada día durante un minuto debes hacer la actividad que tanto te agobia, el hecho de que sea un minuto parecerá tan insignificante que no dudarás en emplear este tiempo.

Debes continuar este método diariamente, de este modo tu cuerpo se irá acostumbrando y así podrás ir aumentando el tiempo poco a poco, la clave está en ir de a poco, ya que así el cuerpo no se agota ni pierde el compromiso rápidamente.

Comparte esta información en tus redes y comienza a ponerla en práctica.