Nunca más te vas a morder las uñas después de leer esta fatal historia. ¡Es escalofriante!

Muchas personas, por su ajetreado y movido estilo de vida, suelen padecer a menudo, gran cantidad de ansiedad

y preocupaciones. La ansiedad suele afectarnos de manera muy negativa cuando tenemos algún vicio o simplemente comemos de más.

A veces debido a la ansiedad y el estrés solemos comernos las uñas. Podemos adquirir esta hábito de comernos las uñas y puede ser muy difícil dejar esto atrás. Por eso te invitamos a conocer la historia de John Gardener.

Este hombre de 40 años padeció una ansiedad crónica y una severa depresión durante muchos años, lo que lo llevo a morderse las uñas. Pero el resultado de esto, fue fatal, y trajo con esto una trágica consecuencia producto de una conducta nerviosa que suele ser “inofensiva”

Conoce la lamentable historia de John un hombre de 40 años que por morderse las uñas tuvo graves consecuencias

Este hombre con tan solo 10 meses de nacido, fue diagnosticado con diabetes. Por ende era necesario que se inyectara insulina dos veces al día por el resto de su vida. Pero lo que no sabía este hombre era que esta enfermedad que padecía como lo era la diabetes, iba a provocar en él, otros problemas de salud como una seria enfermedad cardíaca.

Debido a esto, en el 2011 los médicos tuvieron que tomar la decisión de amputarle una pierna, producto de las úlceras producidas por la diabetes. Después de esto, los problemas psicológicos en John se hicieron bastante fuertes e intensos.

John adquirió el hábito de morderse las uñas, lo que se hizo más intenso con el paso del tiempo. El Doctor tratante de este hombre, Daniel Vernon, pudo notar y reporto el grave deterioro y las pésimas condiciones en la que las uñas de John se encontraban aparte de haber perdido casi por completo la sensibilidad en la punta de sus dedos.

Esto hacia que John al morderse las uñas no sintiese dolor alguno. Pero esto le produjo graves consecuencias como hemorragias producto de morderse las uñas. En un punto, el problema fue irreversible ya que las uñas de John se infectaron y se produjo en ellas una septicemia que se extendió con gran rapidez por todo su cuerpo.

A pesar de que este hombre de 40 años estuvo bajo tratamiento y antibióticos para poder combatir este problema, más adelante, tuvieron que amputar sus dedos. Poco después de esto, todo parecía ir muy bien pero lamentablemente no fue así.

John murió de un ataque al corazón producto de la septicemia producto de haberse mordido las uñas. La historia de John causó gran impacto en su familia y puede servirnos de ejemplo futuro para no tomar a la ligera los problemas psicológicos, por ende se debe buscar de la ayuda necesaria para que no pase a peor cualquier problema que podamos llegar a presentar.