Padre le dijo a la policía que su hija huyó de casa y 24 años después la encontraron aquí

 A veces hay historias de ficción que creemos nunca llegarían a ser reales pero,

muchas veces la maldad llega a ser tan grande en el ser humano que es capaz de sobrepasar los límites de una historia ficcional.

Lo más triste de sobrepasar límites de maldad humana, es cuando se aplica a otro ser humano, en especial si esa persona pertenece a tu círculo familiar o de amistad. Personas que comparten una misma sangre.

En este artículo te contaremos una historia terrible sobre una chica, su padre, y el trágico final de ambos en la historia. No dejes de leer y entérate de este perturbarte episodio en la vida de los habitantes de un pueblo austriaco.

La maldad en vineles máximos es lo que demostró este padre

Elizabeth era una chica de un pequeño pueblo austriaco, la chica era hija de un ingeniero eléctrico llamado Josef Fritzl. Este hombre aseguró que su hija se había desparecido de casa y no la encontraba.

Según sus amistades más cercanas, esta chica había amenazado a su padre con huir de casa ya que no soportaba los abusos que su padre le proporcionaba y por lo tanto esta era su mejor solución para escapar de ello.

Cuando la chica desparece el 29 de septiembre del 1984, el padre informa a la comunidad que no puede encontrar a su hija. Cuando la verdad era que el mismo la había encerrado en el sótano. La chica contaba con solo 18 años de edad.

Desde ese momento este hombre comenzó a abusar sexualmente de su hija y de este lamentable maltrato se concibieron 7 hijos. Uno de los pequeños murió a los 3 días de nacido debido a la falta de atención médica.

Debido al especio tan pequeño en el sótano, el hombre tuvo que sacar a tres de los niños de ahí, y aparentó frente a todos que su hija fugitiva se los había enviado para que el los cuidara. Lamentablemente esta historia no se conoce sino hasta después de 24 años.

Un día la hija mayor de Elizabeth se enferma de gravedad y debe ser llevada con urgencia al hospital. Los doctores le piden al hombre que debe estar presente la madre, él les muestra cartas falsas alegando que la madre había huido y se los había dejado, sin embargo, esto solo levanta sospechas.

Debido a que no querían a tender a la niña, el hombre va a sacar a Elizabeth y toda la verdad se descubre. Los esperaban oficiales en el hospital y no tardaron en encarcelar a los dos, para así comenzar los interrogatorios.

Elizabeth estaba tan abrumada que no podía ni decir una palabra, no fue sino hasta que los policías le dijeron que su padre no estaría más cerca de ella que comenzó a hablar y a contar todo el sufrimiento de estos años.

Una vez hecho el juicio, se le imputó al hombre de 73 años cadena perpetua. Y, actualmente se encuentra en una prisión de enfermos mentales. El hombre carece totalmente de empatía y solo se preocupa por sus impulsos y necesidades.

Como puedes ver, a veces, las personas que deben protegerte son las que más te hacen daño, es por eso que debemos aprender de estas historias y no ser como ellos. Además de defender a todos los que hayan pasado por una situación así. No olvides compartir y que todos se enteren de esta historia.