Un piloto es obligado a aterrizar el avión tras quedarse a ciegas en mitad de una violenta granizada

El trabajo de un piloto, aunque parezca fascinante, realmente es muy complicado y requiere de

mucho conocimiento, valor y esfuerzo, ya que, si bien la mayoría de los vuelos no presentan complicaciones debido a las miles de pruebas de seguridad que debe aprobar, siempre hay una pequeña posibilidad de un inconveniente para el cual el piloto debe estar preparado.

Se dice que los aviones son el medio de trasporte más seguro y esto es porque siguen un protocolo muy amplio y minucioso de seguridad antes de despegar, asimismo, los pilotos son personas capacitadas para cualquier situación que se presente en el avión, incluso las más graves.

En este caso se resalta la impresionante acción de un piloto que fue sorprendido por una tormenta de granizo que le nubló toda la visibilidad de la cabina. Si quieres saber qué hizo este gran hombre, sigue leyendo este artículo.

No podrás creer cómo este piloto aterrizó el avión sin poder ver nada

De seguro que una de las peores sensaciones que tiene una persona es ver que el clima se pone gris durante un vuelo, puesto que, aunque sabemos que las posibilidades de que pase algo son muy pocas, el simple hecho de experimentar turbulencias en un medio de trasporte que está a miles de km de la tierra, pone tenso a cualquiera.

Sin embargo, un piloto sabe cómo salir de esta situación o cómo manejarla en todo caso, pero esta vez el problema fue mayor, más grave, ya que el vuelo hacia Chipre del avión de la aerolínea Atlas Global, fue sorprendido por una fuerte granizada, la cual no solo nubló toda la visibilidad, sino que dañó gran parte de la parte frontal del avión y los cristales.

El piloto, sin poder ver, tuvo que tomar la única decisión que salvaría la vita de las más de 150 personas que viajaban en ese vuelo, tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia a ciegas. El piloto de este avión solo se valió de las instrucciones de la torre de control para aterrizar el avión y en cuanto se sintió cómo las ruedas chocaban con la pista, todos comenzaron a aplaudir.

Sin duda, este piloto se merece un reconocimiento y unas vacaciones, ya que no cualquiera hubiese sido capaz de hacer eso. Comparte esto con tus amigos.