El policía le dijo que abriera el baúl, lo que la cámara grabo ahora es difundido por el mundo

En todo el mundo, la policía tiene un papel fundamental que consiste en aportar seguridad y

compromiso a la comunidad por el bien común. Las personas que deseen formar par de esa carrera, deben querer de corazón ayudar a las personas y dar lo mejor de sí mismo.

Sin embargo a veces pasa que ese compromiso no se da, y el atractivo del poder hace que la fuerza de seguridad abuse de este y trate de escudarse en su uniforme para amedrentar, extorsionar o arrestar a inocentes, cometiendo graves delitos.

Esto ha provocado que no siempre sintamos la seguridad necesaria ante la presencia de policías, a veces tenemos el miedo de que abusen de su poder contra nosotros. Son las más altas autoridades quiénes necesitan establecer orden y evitarlo.

Por otro lado, hay muchos que realizan su trabajo de manera honesta y con el corazón. Los más recordados y honorables son aquellos que ofrecen su mano en tiempos de necesidades; tal como le sucedió a Chy-niece Thacker, quien fue testigo un ejemplo de lo que debe ser un buen policía y ser humano.

Ella no sabía si sentir miedo o seguridad, lo que ocurrió la dejó impresionada

Un día como cualquier otro para la mujer Chy-Niece Thacker, quien se encontraba camino a su trabajo, se llevó una gran sorpresa.

Empezó cuando una patrulla policía la hace detenerse, se identifica como el oficial Jenkins y le solicita sus papeles. La mujer al momento sentía algo de miedo pues no sabía si era del tipo de policía que llegaría a abusar de su poder con ella.

Sin embargo, al ver que la documentación estaba correcta le explicó de manera amable que el motivo de su detención se debía a las luces traseras las cuales no funcionaban, esto sorprendió a Thacker porque recientemente las había reparado, aunque le comentó al policía que su mecanico le cobraba 400 dólares por revisar los cables, un monto excesivo.

El oficial Jenkins luego de escucharla, le solicitó abrir el baúl del auto. La mujer lo hizo y empezó a grabar por cualquier problema. El policía revisó el tablero y a los segundos, ya había arreglado las luces de freno, todo sin ponerle una multa.

Su gesto de solidaridad quedó grabado en el teléfono de la mujer, quién se sintió tan agradecida que publicó su historia en facebook para que el video se haga viral. Definitivamente policías y humanos como el oficial Jenkins hace falta en el mundo.