Cómo Detener La Rabieta De Los Niños Haciendo Solo Una Pregunta

Tener hijos no es una tarea fácil, se debe tener una madurez y una capacidad de cuidar a alguien y

de formarlo a través de los años. Y no todas las personas están preparadas mental ni físicamente para hacerlo.

Por eso antes de tomar una decisión tan importante debemos estar seguros que es lo que queremos y que estamos preparados para tomar esa responsabilidad. Ya que nos tocará afrontar situaciones muy delicadas.

Dentro de estas situaciones se encuentran el carácter que puede tener el niño, actualmente los niños suelen ser de un carácter bastante fuerte, así que los berrinches suelen ser bastantes frecuentes, por eso en este artículo te atraemos un consejo para aprender a manejar con estos comportamientos.

Una pregunta que hará cambiar la actitud de tu hijo/a

rabieta

El manejo de una situación en la que tus hijos formen una rabieta por algo que ellos no pueden controlar o que simplemente no pudieron salir con éxito de algo que intentaron debe ser delicado. Por eso te traemos una pregunta que debes formularle cuando se presente esta situación:

“¿Esto es un problema grande, un problema mediano o un problema pequeño?”

Una vez realizada esta pregunta podrás observar el cambio en su actitud, pues comenzarán a media la gravedad del problema y entenderán que su actitud debe cambiar. Además, será un comienzo para el manejo de situaciones en la adultez. Según el problema esta debe la reacción:

  • Problema pequeño: si la rabieta es solo porque no le pusiste el pantalón que quiso, puedes explicarle que es un problema pequeño, que puede ir a cambiárselo.
  • Problema mediano: si este es el nivel del problema vas a tener que explicarle que aunque tiene solución, llevará un tiempo llegar a ella. Si el pantalón que quiere está sucio incentívalo a lavarlo para que se lo ponga al siguiente día.
  • Problema grande: si este es el caso hay que explicarles que a veces hay cosas que no podemos controlar y que hay que aceptarlo y seguir adelante.

Poniendo en práctica esta pregunta podremos educar a nuestros hijos a ser un poco más independientes. Cuando ellos tengan un problema se harán las preguntas por sí solos y sabrán, con práctica, elegir la mejor forma de clasificar y afrontar el problema.

Usa este método con tus hijos y recomiéndaselo a alguien que conozcas y tenga un problema similar. Como puedes ver es sencillo de aplicar y aunque depende mucho del habla y de la práctica, al final valdrá la pena para el correcto crecimiento de nuestros pequeños.