Reina de belleza subió esta foto, cuando la vieron más de cerca perdió todo y se ganó el odio de millones

Las mujeres han sido juzgadas por su aspecto desde hace mucho tiempo, el hombre las reprimía y no

las dejaba pensar individualmente porque creían que eran peligrosas, como decía la biblia, o que no valía la pena enseñarle como decían algunos eruditos, pero por suerte eso terminó.

Lo único que queda de esa mentalidad, o lo más relevante del tema, son los concursos de belleza que se han celebrado en todo el mundo desde hace décadas. No importa si son grandes o pequeños, las personas siempre le dan mucha importancia y solo recuerdan a la ganadora.

Desde hace unos años los concursos de belleza cambiaron drásticamente, así cómo lo hizo casi todo a nuestro alrededor, por culpa de la tecnología, el internet y los dispositivos inteligentes móviles. Ahora las personas tienen oportunidad de interactuar y ver las vidas privadas de esas mujeres tan aclamadas.

Ella nunca pensó que su foto desataría tanto odio después de que la vieran de cerca

En este caso una simple foto subida a las redes sociales fue suficiente para que esta reina de belleza perdiera toda su popularidad en cuestión de segundos. Y es que las personas en las redes sociales no tienen piedad contra nadie.

La protagonista de la cuenta se llama Demi-Leigh Nel-Peter, y ella ostenta el título de miss Sudáfrica en el año 2017. Pero también es conocida por ser muy activista en cuestiones de altruismo y desigualdades sociales.

A simple vista cuesta imaginarse qué es lo que podría enojar a las personas de alguien que está trabajando para una campaña que apoye a los niños con el síndrome del VIH, pero después de que los fanáticos se dieran cuenta de un pequeño detalle: ella llevaba unos guantes transparentes mientras compartía su comida con una pequeña niña.

Es claro que, a pesar de su buena disposición ella no quería terminar contagiada con esto, pero todo el mundo sabe que no se infectan tan fácil, por lo que nadie entendía esto y creían que era totalmente innecesario y una falta de respeto a todos los niños que estaban ahí. Así que ahora lo pensará dos veces antes de subir una foto.