¿Te suenan las rodillas? Estas son algunas razones por las que esto sucede

Tener una buena vida saludable, con actividad física que te mantenga activo y buena alimentación,

previene el deterioro de los órganos, articulaciones y extremidades. Previene diversas enfermedades y malestares que pudieran surgir.

Sin embargo, el sedentarismo nos produce todo lo contrario, Tener a nuestro cuerpo en un constante reposo y con actividad muy nula puede llevarnos a padecer dolencias y malestares en distintas zonas del mismo.

Seguro alguna vez ha sucedido que luego de horas sentados, al moverse sus extremidades pueden sonar y con una caminata simple, su cuerpo se cansa fácilmente y se siente mucho más pesado. Eso se debe precisamente a la falta de actividad.

Las extremidades son las áreas principalmente afectadas, y es común los dolores y crugidos en esas zonas cuando no se hace nada de ejercicio (o cuando se hace mucho ejercicio en exceso). Queremos explicarte algunos motivos por los que se dan esos sonidos y consejos para que evites tales molestias.

Si alguna vez te han sonado las rodillas, ¡entérate cómo evitarlo!

En la rodilla se ubica una articulación que nos permite darle movimiento a la misma. Ahí le rodean tejidos y cartílago articular que son los principales afectados al deteriorarse la salud.

Si al momento de moverte hay ruido que no produce dolores, puede deberse simplemente a un enganche del tendón, cosa que puede resolverse estirándose suavemente. De haber dolores puede ser un síntoma de algún problema en el cartílago.

Si los ruidos al mover la rodilla son constantes, es importante asistir al médico, pudiera tratarse de un desgaste por la edad o una enfermedad. También pudiera ser deficiencia de fluido sinovial, el cuál lubrica la articulación y evita el roce, al no producir ese líquido puedes padecer del ruido y algunos dolores conjuntamente.

Recuerda, cuando te duelan las rodillas o simplemente para prevenir esos crujidos, debes seguir algunos consejos:

  • Prueba recostarte en el suelo con una pierna doblada y la otra estirada. Sube la pierna estirada y mantén la posición por un par de segundos. Luego repite cambiando el orden de las piernas.
  • Sentarse largos períodos de tiempo, dificulta la circulación en esa zona, por lo tanto evítalo. Igual mantén una buena postura al sentarte.
  • Consume mayor cantidad de comidas antioxidantes. Esto fortalece las articulaciones y redúcelos ruidos.
  • Realiza ejercicios o actividades físicas. No requieres entrenar en un gimnasio, sólo intenta hacer estiramientos y movimientos suaves durante al mejor 15 minutos, siempre antes de tu rutina de ejercicios normal. Esto es para ayudarte a calentar los músculos, pero recuerda nunca forzar tu cuerpo más de lo debido
  • Consulte a su médico cuando los síntomas sean muy constantes.

Sabemos que puedes mejorar muchísimo tu calidad de vida, solo intentalo y disfruta de una nueva salud para ti para tus seres queridos.