Técnica japonés que, si introduces los pies en esta mezcla, podrás purificar todo tu cuerpo: ¡desintoxica todo tu cuerpo!

Nuestro cuerpo puede contraer miles de toxinas a partir de diferentes medios, uno de los más comunes es

-sin duda- la alimentación. Debido a los alimentos que ingerimos podemos contraer diversas toxinas, las cuales normalmente son eliminadas por medio del trabajo del hígado.

Sin embargo, hay muchos casos donde el cuerpo no puede procesar ciertas toxinas debido a su complejidad, esto mayormente sucede cuando ingerimos comida chatarra, golosinas, gaseosas y bebidas alcohólicas.

De este modo, es muy común que la gente padezca de ciertos problemas a causa del exceso de toxinas en el cuerpo, el problema se puede complicar si el cuerpo no recibe una mejoría en cuanto a la nutrición y también por la falta de un tratamiento desintoxicante.

Con este tratamiento podrás desintoxicar tu cuerpo de forma sencilla el secreto está en los pies

pies

Muchas veces los problemas por intoxicación ocurren por la falta de conciencia de la misma persona, ya que, si evidentemente llevamos una alimentación nada saludable, ingerimos bebidas alcohólicas y demás, el cuerpo llegará a un punto donde no podrá procesar todo eso.

Es en este punto en el que la persona debe detenerse a pensar y considerar al menos un tratamiento que contrarreste el daño que le está propiciando a su cuerpo. En este caso te enseñaremos unos métodos naturales y caseros que pueden desintoxicar tu cuerpo.

Lo curioso de estos métodos es que son a través de los pies, pero realmente efectivos, ya que esta es una de las principales partes del cuerpo que absorbe las propiedades de los productos que se aplican.

El procedimiento es el siguiente:

Método 1:

Ingredientes:

  • Media taza de sales de Epsom.
  • Media taza de sal marina.
  • Media taza de bicarbonato de sodio.
  • Un poco de aceite esenciales de el de tu preferencia.

Procedimiento:

Usa un recipiente suficientemente grande como para sumergir los pies, llénalo con agua caliente añade las sales y el bicarbonato, mezcla esto y luego añade más agua caliente, el vinagre y el aceite de tu preferencia.

Sumerge los pies en esta preparación por al menos media hora. Realiza este tratamiento un par de veces a la semana, si sientes debilitamiento comienza a ingerir un suplemento rico en magnesio.

Comparte esta información en tus redes sociales.