Una madre muere después de dar a luz a su 7º hijo. Cuando el funeral termina, el niño termina en manos extrañas…

Hay pocas cosas que se comparan al vínculo que tiene una madre con su hijo, esa sensación de

responsabilidad y apego que se logra con el tiempo e incluso desde el nacimiento son cosas que no se pueden describir, solamente se pueden sentir y experimentar por las dos partes.

Incluso si no hay un vínculo de sangre, muchas mujeres luego de pasar tiempo con algún niño se encariña tanto que no tienen otra opción que dar todo su esfuerzo para así cuidar al niño y poderle dar toda la felicidad posible, esto es el famoso instinto maternal que tanto mencionan.

Es por eso que las adopciones han sido una gran apuesta en tiempos recientes y de hecho, cada vez son más exitosas alrededor del mundo, por lo que hoy te traemos una historia conmovedora que seguro te dejará bastante impactado, veamos de qué trata este relato.

La chica que se encariñó de un huérfano

Emilie Larter es una chica de Gran Bretaña la cual viajó a Uganda para trabajar en un orfanato como voluntaria, pero le ocurrió algo increíble.

Había un niño el cual había perdido a su mamá, de hecho, era el séptimo hijo de la seño.

Las leyes locales indicaban que el bebé debía quedarse en el orfanato, sin embargo, Emilie se encario mucho con él y lo llamó Adam.

Emilie se encargó totalmente del bebé en dicho orfanato, prácticamente 24/7 ya que le daba de comer, cambiaba pañales e incluso lo tranquilizaba para dormir

Ella hizo todo el esfuerzo que pudo ya que las condiciones del sitio no eran muy buenas, pero tuvo que regresar a su país para la graduación de sus estudios, pero una semana después volvió a Uganda para así ver a Adam otra vez.

Sin embargo, las cosas se le complicaron de nuevo ya que se quedó sin dinero y tuvo que regresarse a su país, por lo que se puso una misión la cual era ahorrar una buena cantidad de dinero y así poder costear su futuro junto con el de Adam, por lo que luego se mudó a Uganda para trabajar como maestra en una escuela internacional, fue tanto el cambio que hasta rompió con su novio inglés.

Debido a que las condiciones en dicho país son algo complicadas, ella recurrió a las redes sociales para así pedir donaciones para poder costear el futuro del pequeño, además de poder legalizar todo porque había decidido ser la madre legal del pequeño Adam.

Sin duda una historia impresionante.

¿Tú qué opinas?

Si te gustó recuerda compartir esta historia.