Llego al funeral de su mejor amigo vestido de mujer, cuando descubrieron por qué todos lloraron

Es más que claro para muchas personas que son imprescindible las amistades en la vida de una persona

y es que un buen grupo de amigos pueden hacer que un individuo llegue al éxito de la mano de este extraordinario grupo, también diversos psicólogos han determinado que las amistades evitan la depresión y mejoran la salud mental.

Sin embargo no cualquier persona puede ser llamado un mejor amigo y es que para que alguien reciba ese título tiene que ser una persona extremadamente fiel y confiable ya que esa persona será nuestro confidente y el que nos apoyará en nuestros mayores problemas, problemas que ni si quiera nuestra pareja podrá resolver o ayudar.

Es muy común ver que en el ejército se formen amistades para toda la vida y es que justo aquí es donde se ven las cosas más horribles y muchos de los soldados sufren de crisis por esto las cuales las pasan tomando con sus amigos. Sin embargo esta historia representa una amistad mucho más duradera y mucho más valiosa y es de dos muchachos del ejército que se hicieron amigos desde la infancia y todavía seguían manteniendo esta amistad.

La historia de amistad más valiosa

Esta historia se trata de dos jóvenes llamados Eliott y Berry, los cuales fueron amigos desde su infancia temprana y siempre eran inseparables y es que llegó un punto en donde se consideraban como uno solo, por lo que ellos decidieron meterse en el ejército de los estados unidos. Esto lo hicieron juntos porque  no querían separarse ni siquiera para eso.

Estando en Afganistán ellos se juraron que regresarían con vida y que si no lo hacían iba a haber una penitencia para el otro que si regresara con vida. Por desgracia Eliott falleció en una confrontación armada y justo en su funeral y en medio de la tristeza de sus familiares aparece Berry de la nada con un vestido amarillo con unas medias moradas.

Esto ocasionó descontento por parte de los familiares pero él les explicó toda la apuesta a los padres y parece que se habían prometido que el perdedor iba a lucir vestido y medias de mujer en el funeral del otro que no regresara con vida. Los padres al escuchar esto lloraron con nostalgia y dolor en el pecho y abrazaron a Berry quien también estaba llorando sin parar.